lunes, 8 de febrero de 2021

La Peste del siglo XXI

 Correr en tiempos de pandemia por el coronavirus COVID-19 (SARS-CoV-2)

¿Evasión o resistencia?

Como seres humanos que somos, necesitamos de nuestra sociabilidad en el contacto entre iguales, como del movimiento biomecánico, para sentirnos vivos y movilizar nuestro potencial evolutivo. Nuestra salud integral depende de ello, así como de nuestra alimentación y la retroalimentación de nuestro sistema de recompensa.

Llevamos prácticamente un año de pandemia, con toda la carga de incertidumbre que conlleva una situación que ha puesto a la humanidad entera contra las cuerdas, en una situación en la que no hay "vuelta atrás", porque se vislumbra como un suicidio. Precisamente esa anterior "normalidad" no se recobrará jamás, porque es la que nos ha llevado a este callejón sin salida o a esta situación de urgente cambio de paradigma ante la amenaza de extinción del ser humano como especie que puebla, domina y destruye el planeta que lo ha mantenido con vida desde hace unos pocos millones años.

https://m.europapress.es/ciencia/habitat/noticia-cambio-climatico-pudo-impulsar-aparicion-sars-cov-20210205134332.html

Todavía hoy, somos fieles seguidores del mito de Abraham del "creced y multiplicaos..." dominadores de todas especies animales que han podido caer bajo el yugo humano que se ha creído el dueño del planeta Tierra y aún sueña con colonizar el espacio exterior con la misma mentalidad invasora y depredadora, explotadora... ¿Cuál sería la siguiente etapa? ¿El canibalismo? Porque esto último me recuerda una película con Charlton Heston de protagonista bastante olvidada en su filmografía: Soylent Green (aparecida en España como "Cuando el destino nos alcance" en 1973), que he reconocido siempre que me impactó tanto desde que la vi, que jamás la he podido olvidar. Está basada en la novela de Harry Harrison ¡Hagan sitio! ¡Hagan sitio! en la que el argumento principal es la superpoblación del planeta, su amenaza y la devastación que supone; en ella se introduce la "solución caníbal" para alimentar a millones de personas con los deshechos de los muertos humanos... (cuando, según la publicidad de la empresa que reparte el alimento milagroso "Soylent Green" está hecho de plancton).

https://es.wikipedia.org/wiki/Cuando_el_destino_nos_alcance

https://es.wikipedia.org/wiki/%C2%A1Hagan_sitio!,_%C2%A1hagan_sitio!

Mientras tanto, asistimos a fenómenos que nos parecen insólitos (quizá porque nunca antes fueron retransmitidos como lo son ahora con la rapidez de nuestros medios de comunicación) de rotura de glaciares (https://www.youtube.com/watch?v=EU3kEngk4Rc), como de tormentas de polvo del desierto del Sahara que llegan hasta centro Europa y hasta América (https://www.youtube.com/watch?v=j2n9JPLO1nA y https://www.youtube.com/watch?v=bfdy6NOc3Qo), la fusión del permafrost que también puede liberar "virus dormidos" durante miles de años (https://www.youtube.com/watch?v=B-AjcSeajSw), el derretimiento de los hielos de los polos (https://www.youtube.com/watch?v=f9-fev6zeX4)...

Este es el panorama desolador en el que nos encontramos. Y, mientras tanto, la vida -tanto en las ciudades como en las poblaciones con una "economía acomodada"- ve como noticias pasajeras todas estas catástrofes, haciendo oídos sordos a las amenazas que se ciernen globalmente sobre el paneta sin ninguna excepción, mirando hacia otro lado, intentando negar la evidencia, quizá como un mecanismo de defensa psicológico y social ante estas adversidades ya cotidianas, tan habituales que han dejado de tener un efecto significativo en masas de población que se declaran abiertamente como "negacionistas"...

No podemos obviar una de las más graves consecuencias del "aislamiento social", como se ha venido en llamar a una de los recursos para frenar el contagio, con "cierres perimetrales" y "confinamientos" en todo el país, poblaciones o barrios, como son la tristeza y la desgana, el miedo -desde el simple temor hasta la paranoia- de millones de seres humanos. Si, además, sumamos la falta de movilidad músculoesquelética y la falta de vitamina D del sol y la ya de por sí dieta insana... tenemos el cóctel perfecto para que el sistema inmune humano decaiga y la propagación del virus sea enormemente rápida y genere una catástrofe de la que tenemos unos pocos precedentes, pero que quizá esta sea de proporciones escalofriantes.

Hasta aquí el panorama. Con todo ello, la emergencia es vital: aprender de una vez por todas de los errores del pasado para tomar conciencia global de la situación y romper del todo con las causas que nos han traído hasta aquí. ¿Llegaremos a tiempo? Una vez más, nos vamos a encontrar -nos guste o no- con una "selección natural" entre los miembros de nuestra especie, que de Sapiens Sapiens podemos pasar a ser extinguidos por nuestra miopía y distanciamiento de la realidad: ¿Hommo Squizofrenicus?

Plantearnos de este modo hacer deporte como una actividad lúdica ¿responderá a nuestra necesidad de equilibrio psicológico como evasión ante este desolador presente y oscuro futuro? ¿O será una estrategia y un impulso por resistir y adaptarse a la amenaza del medio natural debido a la acción antropogénica de los últimos dos siglos? Las amígdalas de nuestros cerebros de primates están activadas: lucha, bloqueo o huida. ¿Cuál será la respuesta?


viernes, 29 de noviembre de 2019

viernes, 31 de mayo de 2019

THE WAYSEER MANIFESTO Subtitulos en Español Video HD




- De acuerdo con el espíritu y gran parte del contenido.
- Pienso que cada cual ha de ser su propio referente, dentro de esta corriente de transformación.

viernes, 3 de mayo de 2019

Beneficios del contacto descalzo con la Tierra


Libérate del aislamiento energético y eléctrico y contacta con la Tierra


Las ventajas de vivir conectado a la Tierra

El contacto con la superficie de la tierra equilibra los sistemas biológicos.
  1. Te relaja. La activación del sistema nervioso parasimpático reduce los síntomas de ansiedad, las frecuencias cardiacas y respiratoria, la tensión arterial y la secreción de las hormonas estresantes adrenalina y cortisol.
  2. Desinflama. Los electrones que proceden del suelo reducen la inflamación y la oxidación, y con ello, el dolor y los daños sobre las células.
  3. Proporciona energía. Karol y Pawel Sokal han mostrado que reduce la concentración de glucosa en sangre y orina, estabiliza los niveles de hierro, regula la homeostasis del calciofósforo y favorece la obtención de energía.
  4. Te protege. Evita los efectos negativos de los campos electromagnéticos sobre el organismo.
  5. Sincroniza tus ritmos. Contribuye a que los ritmos del cuerpo estén armonizados con la noche y el día. Mejora tanto el sueño por la noche como la sensación de vitalidad durante el día.
  6. Fuente: https://www.cuerpomente.com/salud-natural/terapias-naturales/earthing-beneficios-caminar-descalzo_1174

lunes, 11 de marzo de 2019

¿Qué he aprendido de mi manera de correr en estos últimos años?

Publiqué esto en mi muro de Facebook hace cuatro años, y no cambio nada, ni un punto, ni una coma. Al contrario: me afianzo en lo mismo, mientras pasan los años y los kilómetros...


Josep-Manel Vert
He aprendido del correr a no medirme más que conmigo mismo. He aprendido a ver el esfuerzo de los demás como algo admirable, que me llena y me emociona, lo mismo con el señor de más 90 años que corre como un campeón los 60 m lisos, con la señora que cruza los Andes en tres días y más de 100 km, que con aquel o aquella que hace unas marcas extraordinarias, deja el crono temblando, como con todos aquellos hombres y mujeres, jóvenes, viejos, niños, adolescentes... que cada día se esfuerzan y disfrutan entrenando y lanzándose a las carreras populares... A SER UNO CON TODOS. He aprendido a SER LO MISMO, igual a todos, sin distinción de ninguna clase. He aprendido a sumarme a la manada humana que somos para CELEBRAR LA VIDA corriendo, por el mero placer de movernos. Lo hemos hecho durante cientos de miles de años. Nos parece que es nuevo. Pero lo único nuevo es esa "epidermis" que vestimos de colores en la ropa, calzado y demás complementos modernos... ME MOTIVA TODO, ME MOTIVAN TOD@S: l@s rápidos, l@s del montón y l@s lent@s... Cada cual con su propia historia. No me canso de que me expliquen y me muestren sus logros personales de cada día, entrenamiento o carrera. Disfruto con todo ello. Es cierto, ahora me siento MÁS SALVAJE, más silvestre, menos amaestrado por normas o discursos que no van a hacer de mi un gran atleta, pero sí me ayudan a mejorar en lo posible. LO POSIBLE, sí. Lo posible lo hacemos antes que nada en nuestra mente, en nuestra motivación. Mucho antes que en nuestros músculos, tendones y huesos. Antes que nada está en nuestro espíritu de volver a recorrer la Tierra corriendo. Parece que mucha gente lo olvida, pero yo lo reivindico como necesidad humana. Primero que nada NUESTRA MOTIVACIÓN INQUEBRANTABLE: no abandonar nunca, no dejarnos vencer, no dejar de disfrutar, no dejar de intentarlo, no dejar de correr. Muchas gracias por ayudarme a hacerlo posible.

domingo, 16 de septiembre de 2018

Cómo empezar a

dar tus primeros pasos descalzo


  •  Anda descalzo por tu casa todo el tiempo que puedas. Cuanto más consciente seas de tus cualidades como descalzo, tanto mejor: tus ventajas y tus dificultades. No te agobies, porque todo tiene su proceso. ¡No se construyó Roma en un día! "Vivimos en la era de la prisa y la tontería..." cantaba Antonio Carmona de Ketama. Concédete este tiempo, porque en la intimidad de tu casa te será mucho más fácil y agradable. Multitud de pueblos y culturas de la Tierra se descalzan al entrar en casa o en lugares que consideran dignos de respeto.
  •  
  • El siguiente paso lo darás dispuesto a recorrer tu mundo. Estés cerca de un parque, playa, camino, prado o campo, será sencillamente andar primero descalzo por terreno natural. Es importante ésto: lo más natural posible. Sin que te importe mucho la época del año, sin castigarte, pero retándote contínuamente, todos los días, a andar un poco y sentir todas las irregularidades del suelo. Todo lo que pueda presentarse, sin huir de nada, sin temer hacerte daño, pero retándote. Poco a poco. Pasar de la intimidad de casa a recorrer el mundo tal como es.
  •  
  • Cuando hayas conseguido andar descalzo de esta manera, unos veinte o treinta minutos más o menos, espontáneamente te vendrá el impulso de trotar. Es más que posible que mucho antes y no será cuestión de "resistirte al impulso" sino de ir tanteando. Tal como hacías tras una lesión, que te impidió correr. Necesitarás varios meses -sí meses- de "rehabilitación descalcista". Es normal: ¡se han de alargar muchas estructuras, desde el pie, de toda la cadena muscular que hace que seas un ser humano bípedo! Y esto requiere de tu tiempo, paciencia, constancia, motivación y ganas. Pero, recuerda: reta, no castigues en exceso.
  •  
  • Apenas en un trimestre, te darás cuenta también de ciertos cambios sorprendentes: andarás distinto, más erguido, te dolerá menos la espalda y rechazarás más tiempo la silla -la enemiga silenciosa que hace más daño que nada a tu cuerpo-, querrás moverte más ¡y mejor! Además, algo que realmente te puede ayudar es combinar con algunos ejercicios sencillos y ancestrales: primero las sentadillas, luego -también poco a poco- ponerte de cuclillas, colgarte y sentir tu peso, hacer flexiones... y más. A partir de aquí, ayuda mucho controlar el tiempo sentado, alternar diferentes movimientos a lo largo del día como, por ejemplo, andar de puntillas, de talón y con el canto exterior del pie y otros ejercicios de fortalecimiento del pie.
  •  
  • Por último -y de momento-, confórmate con este proceso y empieza a disfrutar, con la misma pauta de ir retándote poco a poco, siempre sin castigarte en exceso. Aunque te resulte difícil, es mejor "quedarte con algo de hambre" ahora y no lamentar el tremendo error de querer ir mucho más deprisa de lo que eres realmente capaz. Tu fuerza, vitalidad, rapidez y resistencia se entrenan con tiempo y esfuerzo  continuado y no con tentativas discontinuas. Y, sobretodo, disfruta, disfruta y disfruta. Has "reconstruido" tu cuerpo para moverte como un ser humano.
  •